Orgánico: ¿realmente vale la pena?

¿Quieres comer 'limpio'? Será necesario escoger bien tus productos, porque en la agricultura convencional el uso de productos químicos parece ser la norma y no la excepción. Y el hecho que no VEAS o SIENTAS esos químicos, no quiere decir que no estén presentes. Afectarán tu salud.


https://www.innovationnewsnetwork.com



¿Qué quiere decir 'orgánico'? se refiere a la manera en que los productores cultivan, manipulan y procesan los alimentos. En cuanto a verduras y frutas, la cosecha debe haber sido producida sin el uso de pesticidas convencionales, fertilizantes sintéticos, uso de aguas servidas, bioingeniería (genéticamente modificados) o radiación ionizante. Cada país tiene sus propias regulaciones al respecto. En su reemplazo, se puede utilizar fertilizantes naturales (guano o compost), controlar las hierbas via rotación de cultivos, desyerbar a mano, entre otros, así como el control de insectos via métodos naturales y pesticidas naturales.


¿Porqué se usan pesticidas artificiales? Porque es una de las formas de potenciar el rendimiento y rentabilidad de las prácticas agrícolas. Pero si bien esto puede favorecer al productor, va en contra de la salud, y su consumo de manera rutinaria puede tener efectos neurotóxicos (como Parkinson) y cancerígenos, inclusive en el productor que los utiliza.


El producto 'convencional' puede tener pesticidas y herbicidas artificiales, fertilizantes químicos, hasta antibióticos y hormonas para acelerar el crecimiento. El tema es que los residuos de estos insumos quedan en el producto... y los ingieres al consumirlos. El efecto sobre la salud, sobre todo de manera acumulativa a lo largo del tiempo, no es trivial. Piensa en tus bisabuelos, por ejemplo. ¿Cuántos químicos crees que habrán consumido en su alimentación a lo largo de sus vidas? Nada o muy poco. Piensa en tí. ¿La mayoría de productos frescos que consumes son 'convencionales'? Ahí hay un aporte de químicos artificiales que no querrás tener en tu cuerpo. Además, el uso de esos productos también puede contaminar la tierra y el agua subterránea (piensa en los efectos del viento y las filtraciones).


Las normas en cuanto a la cantidad 'permisible' de químicos (pesticidas, etc) presentes en frutas y verduras varían según los diferentes países, siendo algunos más estrictos que otros. En EEUU existe, por ejemplo, el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG por sus siglas en inglés, Environmental Working Group) que saca listados de la 'Docena Sucia' (las frutas/verduras más contaminados) y los 'Quince Limpios' Ver aquí. Las exigencias no son las mismas en todos los países. Localmente existe un buen control de SENASA para los productos de exportación (dado que si no, no podrían ingresar a mercados en el exterior), pero para los productos destinados al mercado local... pareciera que no es tan exigente, ni el control es tan seguido ni tan exhaustivo. El último informe del Plan Anual de Monitoreo de Contaminantes en Alimentos Agropecuarios publicado en el sitio web de esta institución corresponde a 2019.


¿Por qué comer orgánico?

  • Más nutrición: más nutrientes y fitoquímicos que los convencionales, por ejemplo en vitamina C, antioxidantes, y ciertos minerales

  • Seguridad: tienen menores niveles detectables de residuos de pesticidas

  • Mejor sabor: sobre todo se siente más 'fresco' porque muchas veces los productos orgánicos se comercializan cerca de su lugar de producción, y no contienen preservantes para hacerlos durar más de manera artificial

  • Favorable para el ambiente: la agricultura orgánica reduce la contaminación, conserva agua, reduce la erosión de los suelos, incrementa la fertilidad de los suelos y utiliza menos energía


¿Cómo te puedes cubrir de la exposición a pesticidas? Comiendo orgánico lo más que puedas. Como debes saber, el producto orgánico suele ser más caro, ya que el productor tiene que usar alternativas a los químicos para cuidar sus cultivos, y es posible también que sus rendimientos no sean tan altos. Si tu economía lo permite, piénsalo como una inversión en salud, y no simplemente como un gasto. Dicho eso, si tu única alternativa es comer alimentos no orgánicos, eso es preferible a no comer verduras, frutas, carnes en general, huevos, etc. Por otro lado, quizás podrías tener una pequeña huerta en tu casa/techo/macetas, y tener tu propia cosecha orgánica, al menos de algunas verduras. También podrías revisar los informes locales y tratar de consumir las alternativas orgánicas para aquellos productos que contengan la mayor cantidad de residuos. En carnes, trata de consumir 'de pastura' (es decir, que se alimenten de pastos -que es su alimento natural- y no con maíz o alimentos preparados).


Lamentablemente, soy consciente, la información local es limitada e incompleta...


¿Qué puedes hacer? Una alternativa es comprar de emprendimientos locales que se preocupen por ofrecer productos de la mejor calidad posible, y si posible, orgánicos. Si no puedes comprar todo orgánico, trata, al menos, de que una parte sea orgánica. No es un tema de 'todo o nada'!! Obviamente, también sugiero limitar al máximo los productos procesados, llenos de químicos que también se adicionarán al acumulado de sustancias tóxicas en tu cuerpo. Cualquier paso en la dirección correcta, por pequeño que sea, repercutirá en beneficios favorables para tu salud (y la de tus hijos, si los tienes). En resumen, comer orgánico... ¡realmente vale la pena!


Para pensarlo...

254 visualizaciones
Destacados
Archivo