Confinamiento + comida cerca: tormenta perfecta

¡Nuevas experiencias que nos están tocando vivir!

¿Quién podría haber imaginado algo así hace tan poco algunos meses? Impensable. Pero aquí estamos, y fuera de tomar muy en serio todas las medidas de prevención posibles para evitar contagiarnos (y contagiar a otros), me aventuro a darles algunas ideas para salir saludables y fortalecidos de este trance.

Ilustración de Amrita Marino para The New York Times

Porque, sin duda, no es fácil. Es MUY disruptivo. Pero el hombre es un animal de costumbres, y, si no queda otra, pues nos acomodamos en mayor o menor medida a la nueva realidad que nos toca temporalmente vivir.

Para algunos, implicará trabajar en remoto; para otros, esto no será posible por las características de su actividad. Pero estaremos de acuerdo que el shock inicial del encierro ya pasó. Durante esta primera semana algunos habrán logrado dar una 'estructura' a su día a día (más fácil para aquellos que trabajan en remoto), pero para otros se puede dar una suerte de tormenta perfecta: confinamiento + aburrimiento + comida a la mano. Y a esto podemos sumar, además, la ansiedad que esta situación genera: cuánto tiempo va a durar el encierro, qué va a pasar con mi negocio, qué va a traer el futuro, me voy a contagiar yo o mis familiares/amigos, etc. Para evitar que esta cuarentena haga estragos en nuestra salud, hay ciertos puntos importantes que quiero tocar: nutrición, hidratación, actividad física y sueño.

Nutrición

En la medida de que las circunstancias lo permitan, consumir alimentos naturales (proteína animal, verduras, grasa buenas, frutas, tubérculos, menestras, etc.). Si el plato está bien balanceado (asegurarse presencia de proteína+grasa buena+verduras), se logrará una saciedad que dura varias horas, sin subidas bruscas ni bajones de azúcares, y sin necesidad de estar 'picando' entre comidas. Las proteínas, las grasas buenas y las verduras son alimentos nutricionalmente 'densos', es decir aportan muchos nutrientes. Pero si lo que tenemos a la mano son bocaditos embolsados, galletas, helados, dulces, gaseosas y productos procesados a base de harinas refinadas, estamos en un problema. Sin un aporte nutricional claro, el consumo de estos productos 'restará' en lugar de 'sumar', y nuestra salud va a sufrir. Con el agravante de que son muy adictivos (y no dan saciedad---> están diseñados para que el mensaje que llega al cerebro sea: 'sigue comiendo más de esto'). Piénsenlo en el contexto de que estamos hablando de un mínimo de 15 días de confinamiento... No estamos diseñados para nutrirnos óptimamente a base de productos altamente procesados, llenos de azúcares, harinas refinadas, grasas dañinas e infinidad de sustancias químicas. Eso queda absolutamente claro.

Hidratación

FUNDAMENTAL. ¡Es muy fácil descuidar este aspecto! No se olviden de que la sensación de hambre es muy parecida a la sensación de sed... y en cuanto sentimos 'esa' sensación (dado que vivimos rodeados de comida) lo primero que pensaremos es 'vamos a comer algo', en lugar de pensar que es sed. Si sentimos hambre y ya va a ser la hora de una comida principal, muy probablemente sea realmente hambre. Pero si, p. ej., almorzamos bien, y a las 2 horas creemos sentir 'hambre', definitivamente NO es hambre: es sed, ansiedad o aburrimiento. Y si comemos en lugar de hidratarnos, mal negocio. El mensaje es ¡no se confundan!, aprendan a discriminar. No coman algo cuando lo que quiere el cuerpo es hidratación. Hidratación es agua, infusiones (frías o calientes), caldos naturales. Hidratación NO ES gaseosas, líquidos azucarados, así sean naturales... . La tentación hace al ladrón, dice el refrán, o sea que si nos gustan las gaseosas (o somos adictos a ellas), las tenemos en casa, estamos en cuarentena y estamos aburridos y ansiosos---> tormenta perfecta. ¿Cuánto tomar para hidratarnos? Multipliquen su peso en kg por 0.03, y les dará la cantidad de líquido en litros al día. Si pesan 70 kg, será 2.1 litros. Tomen una jarra o tomatodo, vean su contenido, y calculen cuántos deben tomar al día. Y ¡háganlo!

Actividad física

Sí, pues, a muchos les gusta hacer ejercicio al aire libre, pero no se puede. Entonces, ni modo, si no tiene solución, dejó de ser un problema. Sin voluntad, mil excusas; con voluntad: mil recursos. Plan B: ¡a buscar alternativas! Hay infinidad de programas en Youtube y similares, para todo nivel de condición física, intensidades y duraciones, sin necesidad de mucho espacio ni de aditamentos especiales, usando solo el cuerpo, y quizás una colchoneta. Agéndenlo en su día, y el cuerpo (¡y sobre todo la mente!) lo va a agradecer. Les puede interesar este entrenamiento de 7 minutos y aquí otras opciones. Para los que quisieran caminar, determinar en su casa/departamento un circuito (si incluye escaleras mejor aún), y hacerlo durante 20-30 minutos, y si posible 2 veces por día. Sí, como 'cuy encerrado', pero es mucho mejor que nada. El cuerpo no puede, ni debe, estar todo el día sentado, les va a empezar a doler (si no les duele ya). Y obviamente los ejercicios y la caminata no son mutualmente excluyentes, ¡de preferencia ambas!

Sueño

El cambio de rutina, el confinamiento, la falta de ejercicio, la ansiedad, los potenciales problemas en la convivencia cercana, etc., todo influye en nuestro sueño. Y es muy importante valorarlo y optimizarlo para sentirnos mejor. El cuerpo se 'repara' durante el sueño, y es un momento crucial para que el cerebro pueda deshacerse de sus propios 'desechos'. Aquí algunos tips. Y aunque les parezca raro, la buena calidad del sueño empieza ¡en la mañana!, exponiéndonos a la luz solar temprano (sin lentes de sol...). En donde estén pasando la cuarentena estoy segura encontrarán alguna ventana o balcón donde puedan exponerse a la luz solar unos 30 minutos cada mañana. Aprovechemos que Lima tiene sol estos días, aunque si está nublado también funciona. Esto 'setea' el ritmo circadiano, para que más tarde en el día se incremente la producción de melatonina naturalmente y se logre inducir el sueño en la noche. También podrían ser muy útiles prácticas como yoga, estiramientos, ejercicios de respiración profunda, meditación o mindfulness, etc. Más información al final de este post.

¡Saquémosle kilometraje a la cuarentena!

134 visualizaciones
Destacados
Archivo