top of page

¿El Alzheimer es opcional?


Alzheimer... de sólo pensarlo da escalofríos. Como el cáncer, es un diagnóstico que preferirías nunca tener que enfrentar. Durísimo para el paciente, y devastador para los familiares, pues significa que la persona afectada, tal como la conociste, formando parte de tu vida, va a ir desapareciendo, hasta terminar por "irse" completamente. Es una enfermedad que hasta el momento no tiene cura.


www.nytimes.com


Quizás no conozcas la palabra EXPOSOMA. Se refiere a la suma de factores ambientales (entre los cuales está la dieta, el stress, etc., pero también la contaminación, el agua de mala calidad, los pesticidas, hormonas, químicos, tabaco, alcohol, drogas, mercurio, radiación, y tantos otros) a la que se encuentra expuesta una persona a lo largo de su vida (es acumulativo) y que, obviamente, tiene un efecto sobre la salud. A veces te comportas como si esto no fuese así. ¿Es acaso el cerebro, como órgano, inmune a este tipo de maltrato? Todo lo contrario, y es allí donde reside el riesgo, pero también la gran oportunidad.

En esa línea, aquí te presento sólo 10 tips para empeorar el exposoma, (y, por lo tanto, para incrementar tus posibilidades de tener Alzheimer):

  1. Concéntrate en comer productos procesados (y sobre todo ultra-procesados), llenos de aditivos químicos que no puedes ni entender. ¡Riquísimos, súper prácticos y DESTRUCTIVOS!

  2. Consume grasas trans, para malograr todas las membranas celulares y causar mucha inflamación y degradación

  3. Consume azúcar, y harinas refinadas, así tu glucosa en sangre estará alta, haciéndole daño a tu cerebro e inflamándolo más

  4. Sobre todo, consume hartos líquidos azucarados... estos van directo a la circulación, bañarán todos los tejidos, y el daño será más rápido. El agua pura no te sirve para este fin

  5. Trata de que tu desayuno sea casi todo azúcar: jugo de naranja, cereal con leche light y pan blanco con mermelada, sería un golazo

  6. Mantente 'hidratado' durante el día con café y gaseosas

  7. No duermas mucho. Quédate en la noche viendo TV o jugando en tu celular, exponiéndote a bastante 'luz azul' para que tu cuerpo no reciba el mensaje de 'dormir'

  8. Procura estresarte en cuanto te despiertes. Revisa todos tus pendientes, calcula poco tiempo para tener que correr, subiendo bastante tus niveles de cortisol - la hormona del stress. De ser posible, fúmate un cigarro

  9. ¡No hagas ejercicio! ¡Qué flojera! Además, haz lo posible por estar todo el día sentado/a. Y no estés al aire libre

  10. Para cenar, un poco de pasta, helados, algún líquido azucarado y alcohol... y un poquito más de dulce antes de acostarte (¡para dormir mejor!)

Y podría seguir y seguir, evidentemente, con muchísimos más! Y estoy segura que a ti también se te ocurrirán algunos. En un libro muy interesante relativo a este tema, el autor*, luego de enumerar algunos de los factores de la vida diaria que incrementan el riesgo de sufrir Alzheimer, dice lo siguiente,: 'Rinse and repeat', o sea 'Enjuagar y repetir' Tal como un tratamiento para el pelo... día tras día, mes a mes, año tras año. El poder nocivo de esta lista no está en lo que aportan esas acciones individualmente, una vez. Es en el poder acumulativo, la sumatoria. Todas estas acciones, todos los días, todos los años... es un maltrato al cuerpo, al cerebro, a tu mente y cuerpo que puedes evitar. Te lo agradecerás.

¿Por qué razón crees que hay ahora más Alzheimer que nunca? ¿será, como argumentan algunos, solo porque hay mejores métodos de detección? ¿o de pronto se ha incrementado la predisposición genética? En mi opinión, si bien es cierto que los procedimientos de diagnóstico son más sofisticados, la respuesta es ninguna de las anteriores. La razón de fondo hay que buscarla en la desconexión total que existe entre lo que necesita un cuerpo para estar saludable y el estilo de vida 'moderno'. Las necesidades biológicas del cuerpo están desalineadas con respecto a tu estilo de vida: lo que comes ('sustancias comestibles ultra-procesadas' llenas de químicos tóxicos), el sedentarismo, malos hábitos de sueño, estrés crónico, y tantas otras categorías. Esta falta de sintonía se ha exacerbado muchísimo en los últimos 30-50 años, y el cerebro, como órgano, está acusando recibo del maltrato, del mismo modo que el páncreas, el corazón, el sistema inmune. Para mí es evidente que tanta enfermedad crónico-degenerativa no contagiosa como existe hoy en día NO es producto de un caprichoso cambio genético (menos en tan corto tiempo!).

No caigas en la autocomplacencia o 'auto-mecida', y menos en pensar que es sólo cuestión de buena o mala suerte. La explicación es clara, pero se pasa por agua tibia, se prefiere mirar hacia el costado....Es difícil cambiar el estilo de vida (encima, en una clara muestra de miopía corporativa, ¡no lo cubre el seguro médico!). Y si a esto le añades la presencia de intereses muy poderosos en la industria alimenticia, la industria farmacéutica, servicios hospitalarios, etc., la tormenta es perfecta. Es tremendamente rentable para una serie de sectores económicos tener un grupo de 'enfermos crónicos' y puedes estar seguro/a de que esto no es un intento de teoría conspirativa. O tú piensas, por ejemplo, que si la industria farmacéutica perdiera plata, ¿seguiría existiendo?

¿Crees que si alineas tu estilo de vida - en todas sus dimensiones (todas, incluyendo emocionales, psicológicas y de interacción social) - a las necesidades biológicas milenarias del cuerpo, tendrás mejores resultados? ¡De todas maneras! Acepto que cambiar hábitos NO es fácil, pero te encantarán los resultados... y si, de otro lado, no optas por ese camino, y te niegas a "sintonizar", ¿qué crees que pasará con tu salud a futuro? No podrás decir más adelante que no es tu culpa... te animo que que tomes un rol pro-activo con tu salud. Es el único cuerpo que tienes, el activo MÁS importante de todos los que posees, y la PREVENCIÓN es la estrategia más inteligente de todas.

Antes de terminar, es importante mencionar que lo que aquí describo no es aplicable solo al Alzheimer... aplica a todo el resto de enfermedades neurodegenerativas (esclerosis múltiple, Parkinson, demencia, etc), así como a las condiciones auto-inmunes (lupus, artritis reumatoide, etc), cáncer, enfermedad cardiovascular, diabetes, resistencia a la insulina, hígado graso, síndrome metabólico, gota...¿sigo?

Para pensarlo...

* Bredesen, Dale E., MD, The End of Alzheimer´s, Avery Penguin Random House, New York 2017

308 visualizaciones

Comments


Destacados
Archivo
bottom of page