Colesterol: ¿amigo o enemigo?


Durante muchos años nos han venido asustando con respecto al contenido de colesterol en los alimentos, sobre todo en la yema del huevo, y sus efectos negativos tanto sobre los niveles de colesterol en sangre como en incrementar los riesgos de enfermedad cardiovascular (p. ej., infartos).

No es raro ver el ofrecimiento de “omelette de claras" en un menú...

¿Realmente un alimento natural como el huevo puede ser así de perjudicial?

La evidencia a lo largo de décadas no viene demostrando esto, y probablemente la directiva inicial de controlar los niveles de colesterol en la alimentación estuvo basada en supuestos científicos débiles o claramente erróneos.

Ahora se sostiene que la mayor parte del colesterol que nuestro cuerpo produce no tiene necesariamente mucho que ver con el colesterol que ingerimos. Tan es así, que durante el 2016 las autoridades de salud del gobierno de los EEUU finalmente retiraron la recomendación del límite superior de 300 mg de colesterol en la dieta diaria, lo cual es una buena noticia.

Reportes en inglés:

CNN - New dietary guidelines limit sugar, rethink cholesterol

PBS - U.S. revises dietary advice on sugar, cholesterol and red meat

El colesterol es una molécula fundamental en el cuerpo, y sin ella no podríamos existir. Cumple funciones importantes a nivel del cerebro y la memoria, en la estructura de las membranas celulares, en la formación de la bilis, en la producción de hormonas sexuales y de la vitamina D. En este link encontrarás más información sobre su importancia para una buena salud.

La yema del huevo provee muchos nutrientes, fuera del colesterol: vitaminas (A, D, E, K), grasas Omega 3 y antioxidantes importantes para la visión. ¡Se podría decir que es la parte más nutritiva del huevo!

De preferencia, consume huevos orgánicos de aves que se crían fuera de jaulas, comiendo gusanos, insectos, brotes, semillas, etc. (tendrán más Omega 3). Esto no siempre es fácil de conseguir; recomiendo aunque sea que los huevos sean orgánicos. Los que dicen simplemente "de corral" no creo que reúnan los nutrientes valiosos que buscas.

Y a no ser que de plano no te guste la yema, o te caiga mal, (o por indicación médica), o seas alérgica,--pide la omelette con huevos enteros! Delicioso....

¿Quieres ensayar con una omelette caprese? Aquí les dejo un video.

254 visualizaciones
Destacados
Archivo