¿Cómo sé si soy resistente a la insulina?


Fatima Aramburu Nutricionista Insulina Resistencia Bienestar

Ilustración de Edward Carvalho-Monaghan para The New York Times

Muchas veces me abordan personas, inclusive fuera de la consulta, porque quieren saber si podrían ser resistentes a la insulina. No han sido "oficialmente" diagnosticadas, pero sospechan que "algo no anda bien" - hambre todo el tiempo, antojos por dulces o harinas, dificultad para mantener el peso, exceso de grasa corporal.... Fuera de análisis de laboratorio - de lo que hablaré más abajo- hay ciertos signos y síntomas que podrían sugerirlo. Entre ellos están los siguientes:

  • Historia familiar de diabetes, problemas de sobrepeso, colesterol o triglicéridos elevados

  • Antojos frecuentes por alimentos/snacks (dulces o salados) o por comer excesivamente

  • Dificultad para bajar de peso, inclusive haciendo ejercicio o comiendo menos. Sensación de no tener poder de voluntad con respecto a dietas o de ser 'adicto' a los carbohidratos

  • Aumento de peso, sobre todo alrededor de la cintura y facilidad para subir de peso.

  • Antecedente de ovario poliquístico.

  • Engrosamiento y oscurecimiento de la piel en determinadas partes del cuerpo: cuello, axilas, codos, nudillos, zona genital

  • HDL bajo

  • Presión arterial alta o limítrofe

  • Dolores de cabeza o nauseas que desaparecen al comer

  • Episodios de hipoglicemia (bajas de azúcar en sangre)

  • Fatiga por las tardes

  • Niveles altos de ácido úrico o gota

Si tienes uno o más de estos signos y/o síntomas, podría tratarse de resistencia a la insulina. Para mayor explicación, ver blog anterior: Resistencia a la Insulina: ¿qué es?

En cuanto a análisis de laboratorio, por lo general se usan las siguientes pruebas:

1) Resistencia a la Insulina mediante HOMA (Homeostatic Model Assessment por sus siglas en inglés)

Se toma muestras de glucosa e insulina en ayunas, y estos valores se trabajan mediante una fórmula para obtener un resultado. Si el resultado es mayor o igual a 3, es bastante probable que exista resistencia a la insulina.

2) Tolerancia oral de glucosa e insulina

Al paciente se le toma muestras de glucosa e insulina en ayunas. Luego se le da de beber un líquido que contiene 75 mg de glucosa. Se le toman luego muestras de glucosa e insulina cada 30 minutos, hasta completar 2, 3 o más horas. Generalmente es de 2 horas (se obtendrá la muestra basal en ayunas, y luego 4 muestras más: a los 30, 60, 90 y 120 minutos). Se evalúan los resultados y se determina si la respuesta de glucosa e insulina está dentro de los parámetros normales, o está elevada, alterada, errática, etc.

Si bien lo ideal sería tener ambas confirmaciones (es decir, signos/síntomas y valores en sangre), esto no es estrictamente necesario.

Si tus resultados y/o síntomas indican una alteración, lo importante es lo siguiente: en la gran mayoría de los casos, es factible revertir esta condición con un manejo adecuado de la alimentación y del estilo de vida. ¿Darle al cuerpo aquello que puede procesar eficientemente? Fundamental, ¡sin duda! ¿Evitar aquello que no está de acuerdo a nuestras necesidades genéticas y fisiológicas? ¡Obvio! De otro modo, lo único que estaremos haciendo será generar inflamación en el cuerpo, y ésta es el preámbulo de la gran mayoría de las enfermedades crónicas.

El incremento en el peso, en la masa grasa, en la circunferencia de la cintura......la sensación de hambre constante, y el deseo de aún más azúcares y harinas, son simplemente señales de alarma que nos envía nuestro cuerpo para indicar que aquello que le venimos dando NO es lo que necesita. No solo NO es lo que necesita, sino que además lo inflama y terminará enfermándolo.

Piensa en lo siguiente: ¿por qué será que tendemos a cuidar mejor a nuestro carro y a nuestro perro que a nuestro propio cuerpo? Si nuestro carro requiere gasolina 97, ¿le pondríamos sostenidamente 90? Si el veterinario indica que nuestro perro estará fuerte y saludable con la comida "x", ¿ahorraremos unos soles y le daremos la comida "y" que es de inferior calidad? Difícil...

Y entonces, ¿por qué nos permitimos tomar opciones claramente inferiores, u obviamente dañinas, cuando se trata de nuestro propio cuerpo? Recuerda que es el único que tienes, y que esta vida no es una "práctica" para la siguiente vida, donde ahí sí, "harás las cosas como debe de ser" para cuidar tu salud y sensación de bienestar. Estás en el partido oficial, o sea que cuanto antes empieces a tomar buenas decisiones, mejores serán los resultados hacia adelante.

Para pensarlo...

217 visualizaciones
Destacados
Archivo