#Desmitificando: Splenda ¿enemigo o aliado?


Illustration by Peter Oumanski for TIME

Nada como Splenda para calmar el cargo de conciencia a la hora de la comida o bebida. Sin calorías. Listo. Eso es todo lo que necesito. Solo por usar Splenda estoy haciendo algo bueno para mi salud.

Ni tan rápido, ni tan simple...¿Qué dirá tu cuerpo?

¿Qué son edulcorantes artificiales? Son productos químicos que proveen el dulzor del azúcar sin las calorías. Debido a que los edulcorantes son mucho más dulces que el azúcar, sólo son necesarias cantidades muy pequeñas para conseguir el mismo nivel de dulzor. Por lo tanto, los productos manufacturados con edulcorantes proveen mucho menos calorías que aquellos hechos con azúcar normal.

La sucralosa (Splenda, Sugafor, etc) está clasificada como un edulcorante artificial no calórico, es decir teóricamente 'no aporta calorías'. Se descubrió en 1976 y su uso en los EEUU se aprobó hace 20 años para productos tales como bebidas, productos horneados, chicle, jugos de fruta y gelatinas. También se permite como un endulzante de uso general para todos los alimentos procesados. El uso de Splenda se puede percibir como una ayuda para bajar de peso (o para no subir), para casos de diabetes, y para un mejor cuidado dental.

¿Alguna vez te ha interesado saber QUÉ contiene realmente un sobrecito de Splenda?

Te pido leer la parte posterior del sobre, el cual contiene 1 gramo de producto en total:

  • 95.8% del contenido es DEXTROSA ...o sea, glucosa (un azúcar simple).

  • 3% es MALTODEXTRINA, que también se convierte en azúcar una vez que ingresa al cuerpo, ya que es un almidón formado por muchas moléculas de glucosa (sumando éstos dos tenemos 98.8% del contenido de 1 gramo!)

  • 1.2% es el edulcorante, sucralosa.

Los fabricantes están facultados a decir 'libre de calorías' porque el aporte está por debajo de 1 gramo..., concretamente 0.988 de gramo. Pero eso no quiere decir que no tiene calorías! Es engañoso.

Mira esta comparación:

Una cucharadita de azúcar de mesa: 4 gramos 16 calorías

Un gramo de carbohidrato (azúcar, p.ej) 1 gramo 4 calorías

Un sobrecito de Splenda (1 gramo) tiene 0.988 x 4 1 gramo 3.95 calorías

provenientes básicamente de azúcar

Es casi lo mismo en términos de calorías gramo por gramo, pero, claro está, ese gramo de Splenda endulza muchísimo más que 1 gramo de azúcar. El aporte de dulzor de un sobre de Splenda (1 gramo) equivale a 2 cucharaditas de azúcar de mesa (8 gramos).

El uso ocasional de Splenda no será relevante para una persona con un metabolismo saludable de glucosa, pero sí lo será para un diabético, o para alguien que sea resistente a la insulina, o pre-diabético, sobre todo si usa varios sobres al día.

Hay personas que se vuelven realmente adictas a estos edulcorantes. No solo lo que añaden a sus cafés/jugos, sino lo que contiene la cantidad de gaseosas y productos de 'dieta' que consumen a lo largo del día, todos los días, creyendo que hacen bien. He visto con mis propios ojos, en un café, a una persona con gran exceso de peso poniendo a su gaseosa de dieta 6 (SEIS) sobres de Splenda, uno detrás del otro.

¿Y realmente será inocuo?

Si bien al principio se pensó que era un descubrimiento 'genial', con el paso del tiempo han ido apareciendo dudas. Para comenzar, numerosos estudios han demostrado que su uso perjudica la regulación del apetito y la capacidad para controlar calorías, terminando por promover, con el paso del tiempo, un aumento de peso. Hay estudios en los que se demuestra que las gaseosas de dieta pueden hasta duplicar el riesgo de obesidad.

El sabor 'dulce' -sea natural o artificial- tiene un rol importante en el incremento del apetito. Los edulcorantes, al 'inundar' nuestras papilas gustativas del sabor dulce, pueden llegar a hacerlas menos sensibles, y a empujar nuestro 'umbral' de dulce aún más arriba, sin que se satisfaga realmente nuestro antojo. De este modo, el uso de estos productos súper-dulces pueden interferir con las hormonas de la saciedad, enlenteciendo la señal del cuerpo al cerebro indicando que 'YA ESTÁ LLENO'. Y sin darte cuenta, podrías estar comiendo más y más.

Por otro lado, estudios recientes demuestran que el uso de edulcorantes artificiales como sucralosa (contenida en Splenda, Sugafor, etc) altera la MICROBIOTA, y puede hacer que disminuyan las bacterias 'favorables' en tu intestino. Esto es serio, ya que muchas personas ya de por sí tienen deficiencia de bacterias saludables, debido a sus pobres elecciones a la hora de comer, prefiriendo prácticos productos altamente procesados. Esto puede llevar, entre otros efectos indeseables, a intolerancia a la glucosa (ante-sala de diabetes) y a comprometer tu sistema inmune intestinal (que como no muchos saben, es la parte más extensa y compleja de tu sistema inmune).

¿Y por qué te haría engordar?

Suena contradictorio que tomar una gaseosa SIN calorías, te haga engordar. ¿Cómo se explica esto? El cuerpo tiene una secuencia de pasos cuando detecta que ha entrado algo dulce al sistema: fundamentalmente, segrega insulina, para que la sustancia dulce que ingresa (al convertirse en glucosa), pueda pasar a las células a metabolizarse (a ser usada como combustible, o a ser almacenada bajo la forma de grasa). Pero cuando una sustancia dulce SIN calorías es percibida por nuestro sistema gustativo, y es detectada por el cerebro, se segrega insulina en anticipación al ingreso 'real' de ese azúcar...pero finalmente no ingresa nada. Esto confunde al cuerpo, y altera los procesos metabólicos. Puede hacer que la insulina haga bajar el azúcar en sangre, y generar luego, a su vez, más hambre. Estudios sobre el consumo cotidiano de productos que contienen edulcorantes, tales como gaseosas de dieta, indican que podrían llevar a obesidad, síndrome metabólico y diabetes. Ver aquí y aquí.

Por otro lado, en el imaginario popular, el tomar una gaseosa de dieta (con cero calorías), te puede dar, de alguna manera, 'licencia' para comer más de otras cosas. Una 'auto-mecida'. Y ahí es donde surge el problema. Como el consumo de la gaseosa light ha 'engañado' a tu cuerpo (sabor dulce, pero sin que ingrese alguna forma de azúcar), el metabolismo de esas calorías extra se va a alterar, y puedes terminar almacenando un mayor porcentaje de ellas como grasa, quemar menos como energía, además de seguir sintiendo hambre...

Aparte de estimular el apetito, algunos efectos que se pueden asociar al consumo de Splenda:

  • incremento en los antojos por carbohidratos

  • incremento en peso y grasa corporal

  • migrañas

  • mareos

Finalmente, también es importante mencionar que casi el 10% de la producción de sucralosa la compran las compañías farmacéuticas...las cuales obviamente la incluyen en la formulación de muchos medicamentos. No siempre se indica que la sucralosa sea uno de los ingredientes, y podría darse el caso que una persona tenga reacciones adversas sin saber lo que está tomando. Hay que estar bien informados.

Para pensarlo...

378 visualizaciones
Destacados
Archivo