Resistencia a la insulina .... ¿qué es?

Llega un paciente a la consulta con uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para bajar de peso, inclusive haciendo ejercicio o comiendo menos

  • Facilidad para subir de peso, inclusive comiendo poco

  • Antojos y ansiedad constantes por alimentos/snacks crocantes, dulces o salados

  • Necesidad de comer frecuente o excesivamente

  • Ganancia de peso sobre todo alrededor de la cintura

  • Triglicéridos altos, “colesterol bueno” bajo

  • Sensación de ser adicto a los carbohidratos

  • Episodios de hipoglicemia

  • Sensación de fatiga, sobre todo en las tardes

  • Historia familiar de diabetes, problemas de peso, etc.

¿Te suena familiar? Podría tratarse de Resistencia a la Insulina (RI).

Insulina Fátima Aramburú Nutricionista

Para entender mejor, vamos a analizar la relación entre glucosa e insulina:

La glucosa es un componente de muchos carbohidratos (dulces o no dulces), usada por el cuerpo como un combustible.

Cuando comes alimentos que son fuente de glucosa (p.ej. pan), sube el azúcar en sangre. Esto es potencialmente dañino para muchos tejidos en el cuerpo.

Para protegerse, y hacer que baje el azúcar en sangre, el cuerpo tiene un mecanismo: segregar insulina (hormona secretada por el páncreas). Esto hace que la glucosa “pase” de la sangre a diversos tejidos a metabolizarse.

Cuando existe RI, el cuerpo se “resiste” a la acción de la insulina: el cuerpo segrega insulina, pero no logra hacer que disminuyan los niveles de glucosa en sangre (como que el cuerpo fuera “sordo” a la acción de la insulina).

Entonces el páncreas se ve forzado a segregar más y más insulina hasta conseguir que baje el azúcar en sangre…

Dos problemas aquí:

  1. Que el páncreas se llegue a “cansar” de segregar sostenidamente insulina y deje de producirla.

  2. Que en la medida en que la insulina esté “crónicamente” elevada (debido a una alimentación alta en carbohidratos y azúcares), será muy fácil generar grasa y subir de peso, y será casi imposible bajar...

La insulina es considerada la "hormona de acumulación", y mientras esté sostenidamente alta, ese es el mensaje que le dará al cuerpo: "por favor convierte los excedentes en grasa, y guárdalos".

Si esta condición no se maneja bien, puede traerte serios problemas crónicos, como diabetes y enfermedad cardiovascular. La buena noticia es que puede ser tratada con mucho éxito, manejando los factores de riesgo que están bajo nuestro control: alimentación, actividad física, sueño, control de estrés, es decir, estilo de vida.

327 visualizaciones
Destacados
Archivo