Estreñimiento: bastante más que una incomodidad

Hipócrates dijo hace más de 2000 años que la enfermedad empieza en el colon….

El colon es una de las principales vías de eliminación de tóxicos en el cuerpo, junto con el hígado, los riñones, los pulmones y la piel. Si todas (o alguna) de estas vías no está funcionando adecuadamente, el cuerpo estará expuesto a sustancias tóxicas que deberían haberse desechado, pero que siguen “dando vueltas” dentro de nosotros. Esto no es saludable.

Fatima Aramburu Nutricionista Colon Estreñimiento

Colon. Donde Comienza la Enfermedad.

Si tienes estreñimiento crónico, una de las vías principales de eliminación de desechos no está funcionando bien. ¡Es como si el escape de tu carro estuviera muy obstruido!..¿Qué harías? Lo llevarías al servicio en el acto, obvio. Porque si no, de hecho se malogra.

Lo que parece tan obvio para tu carro, a lo mejor no es tan obvio para tu cuerpo...Antes que averiguar la razón de fondo, a lo mejor recurres a un laxante, por ejemplo. O sea, pones un "curita", buscas la solución "rápida".

"La vida es complicada ... y no tengo tiempo ..."

Y ¿qué pasará mañana, o pasado mañana, o la semana que viene? Como no corregiste la razón de fondo, seguirás necesitando del "curita" para funcionar. Y sin pensar más, recurres a la solución que te dé los resultados más rápidos. Porque, claro, eso es mucho más fácil y la diferencia es inmediata. Arreglar el tema de fondo significaría corregir tu estilo de vida... Es un compromiso que a veces puede abrumar.

Pero, ojo usuarios crónicos de laxantes: tu colon se puede volver 'perezoso', y se olvidará de cómo debe funcionar espontáneamente....y cada vez necesitará más y más laxantes...y funcionará peor... y sufrirá tu salud, más allá de ir al baño o no.

Hemorroides, fisuras y divertículos son algunas consecuencias no muy agradables del estreñimiento crónico. Pero el tema puede ser más grave aún, y eso tiene que ver con tu microbiota intestinal.

La microbiota intestinal está formada por una gran cantidad y variedad de microbios que viven en “comunidad” en nuestro sistema digestivo, manteniendo un equilibrio dinámico en condiciones de salud. Es una parte importantísima de nuestro sistema inmune (aproximadamente el ¡70%!), detalle que de pronto no conoce la mayoría de las personas.

Una microbiota alterada puede ser origen de muchos problemas: resistencia a la insulina, hígado graso, enfermedades auto-inmunes, obesidad, acidez, estreñimiento, flatulencia, dolor, cáncer, depresión, ansiedad, etc.

¿Qué factores la pueden alterar? Dietas altas en alimentos altamente procesados, comida chatarra, dietas bajas en fibra y altas en azúcares, uso de antibióticos, antiinflamatorios, antiácidos, hormonas, esteroides, nacimiento por cesárea, carencia de lactancia materna, etc.

La solución a este problema no es complicada, pero sí requiere de algunos cambios.

Desde modificar lo que comes, incrementar la hidratación y la fibra, hasta hacer más ejercicio y manejar el stress son temas que ayudar a mantener un buen funcionamiento del intestino. Pero, como en casi todas las cosas relacionadas a la salud, hay que enfocar el tema de manera estrictamente individual: sólo prestando atención a tu cuerpo y a tus necesidades, es que podrás encontrar una manera sostenible de funcionar saludablemente.

Como dice Einstein, la definición de la locura es seguir haciendo lo mismo, y esperar resultados diferentes. Para pensar.

235 visualizaciones
Destacados
Archivo